Flores de Bach y neumonía (breve caso)

Hace no mucho adoptamos a una gatita, ciega, buena y sorprendentemente sociable, la hemos llamado Moqui. El chico que la había tenido la había estado tratando y llevando al veterinario porque se la había encontrado medio moribunda con una neumonía de caballo, estuvo con antibióticos y suero, la verdad es que tuvo la cortesía de preocuparse por ella y llevarla la veterinario, cuidarla, y  gracias a eso está viva hoy.

Cuando decidimos que viniese a nuestra casa aún tenía un poquito de neumonía, se le notaban mocos, tos, dificultad para respirar, y lo peor de todo es que como vivimos en el campo la casa no se mantiene tanto tiempo caliente así que empezó a tener más mocos, más tos, apatía, dificultades respiratorias y antes de probar a ir al veterinario y meterle otro tanto de química brutal, decidí como siempre probar antes con un tratamiento floral, natural. Le puse algunas esencias como la estrella de belén para la regeneración energética, aulaga para reforzarle el sistema inmune, manzano silvestre para limpiarle las vías respiratorias y la infección, genciana para las recaídas, y alguna esencia más.

Tuvimos suerte con el tratamiento, tras acabar el frasquito empezó a no afectarle tanto la temperatura de la casa, ya no tenía tantas dificultades, tos ni mocos. Aún le queda por recuperarse pero estoy tranquila porque entre las flores de Bach y una estufita que ahora le ponemos de vez en cuando hemos parado el bajón, la recaída que le dió. Que me digan a mi dónde está la sugestión entonces, cómo es posible que la sugestión actúe en un animal, no es posible porque no es la sugestión sino las flores de Bach. La sugestión no tiene nada de malo porque en el curso de TMC de Salud natural animal para quitarnos los dolores trabajamos mucho con ella, pero cuando el mérito es de la naturaleza, hay que reconocérselo.

Vivimos en una errónea etapa de desconexión con la naturaleza, ¿hasta dónde hemos llegado toda la sociedad que no creemos que los regalos que nos da la naturaleza no no nos valen para curarnos, cuando así es desde el principio?.Ya no sé si vivimos en la era de la conexión o de la desconexión, conectando con lo nuevo, lo novedoso, lo superficial y desconectando con nuestro pasado natural, no todo malo en absoluto. No es todo blanco o negro, por eso felicito a aquellos que ni se quedan atrás ni que tampoco avanzan ciegamente olvidando, felicito a aquellos que sabiamente eligen enriquecerse de todo lo que les rodea, probando, innovando, pero nunca sin olvidar, sus bases, lo que son. Creo, considero, que el humano debe "viajar" de nuevo y surcar a sus principios para "recolocarse", en muchos sentidos y recordar, ver realmente lo que son, de dónde vienen y qué les mantuvo y dió la vida siempre, la naturaleza. Yo opto por ello y en SNA reflejamos lo que se logra.

Las terapias naturales funcionan, a veces mejor, y otras menos perceptiblemente, pero funcionan, y lo compruebo a diario con mis pacientes, animales y humanos. Así que antes de intoxicarte o intoxicar a tus hijos y animales con medicinas, si no es absolutamente necesario y urgente, prueba primero con lo natural :-)