Enfermedades terminales, ¿han de serlo siempre?

A todos nos deberían enseñar  lo importante que es NO tomar el diagnóstico de un médico como algo definitivo, NO dejar nunca en su boca la última palabra y sobre todo en enfermedades muy graves y terminales como puede ser el cáncer. Por desgracia en esta sociedad aún no es algo que se contemple demasiado pero las cosas están cambiando y poco a poco mucha más gente podrá empezar a conocer el poder del pensamiento sobre nuestro cuerpo, sobre la materia, y de cómo usarlo para podernos curar tanto física como mentalmente.

Desde hace ya mucho tiempo por desgracia, en la medicina y veterinaria, al menos en la nuestra, se ha visto al cuerpo y a la enfermedad como algo "determinado", o más bien, como algo "a parte", algo que se forma por "partes", cuando lo correcto e indicado para saber por qué empieza a fallar el cuerpo sería verlo de manera holística (como un todo) en el que todo está interconectado y que cada mínima alteración sea del tipo que sea, tanto química como emocional, pude influir en muchas maneras sobre el cuerpo.

Por eso, en vista del importante papel que tiene a la hora de curarse el estado de ánimo en un paciente, pienso que por ejemplo los médicos especializados en oncología deberían por obligación estudiar las bases de la psicología, y tener una manera de ser sensible, comprensiva y nada agresiva. Pasar por unos exhaustivos exámenes de personalidad y conducta. No todos son como los que describiré a continuación, ni mucho menos, también los hay estupendos, pero también los hay no tan estupendos que creo, no les deberían dejar ejercer la medicina.
Sé de oncólogos que dan las malas noticias con ballesta y no solo eso, sino que les dicen sin ningún rodeo ni delicadeza al paciente que no tiene nada que hacer y que se resigne a esperar. En mi opinión juegan a ser Dios, ya que la mayoría por su científica y escéptica mente ni por asomo conocen aún el poder de la mente y el efecto del estado anímico del paciente sobre la enfermedad.

No puedo dejar de pensar cuántos millones de vidas se habrían salvado de haber tenido en la medicina una visión holística del cuerpo, de haber tenido médicos que creyeran en el poder de autocuración que todos tenemos, médicos que hubieran dado esperanza, y no sepultura, aunque a veces se hubieran pillado los dedos y no hubiera salido bien, pero , ¿no es mejor intentarlo todo?,  no hay nada que perder.

Hace años mi padre murió de cáncer de pulmón, me pilló demasiado pequeña y me digné a quedarme como última palabra el diagnóstico del médico, y no sabéis como me arrepiento. Ojalá hubiera tenido entonces todos los conocimientos que tengo ahora sobre terapias alternativas, toda la seguridad que tengo ahora de que NOSOTROS MISMOS PODEMOS CURARNOS. Él tenía esperanza, él me habría creído ¿y si hubiera aplicado mís terapias en él?, ¿y si le hubiera dicho?, ¡papá, si empezamos a visualizar tu curación puedes mejorar!, pero yo eso no lo sabía aún, y me arrepiento, cada día.
Por eso no quiero que nadie jamás se rinda, ni se arrepienta, sino que luche y que use otras herramientas, que crea más allá de lo que el médico le diga.
¿Falsas esperanzas?, yo no lo veo así, es más bien, una SEGUNDA OPORTUNIDAD.

Es importante desde mi punto de visita la toma de realidad a la hora de recibir la noticia de que estamos enfermos con tal o cual enfermedad grave. Es importante la toma de realidad porque al igual que nos puede hundir dejándonos llevar por las estadísticas, también nos puede dar el "golpe" que necesitamos para reunir nuestra positividad y comenzar a curarnos. No necesariamente necesitaríamos una terapia, yo, creo que nuestra mente tiene mucho poder, pero si nos apoyamos con cositas naturales pues ¿mejor no?, y más aún si estamos superando o cruzando una enfermedad grave, y estamos hasta arriba de medicamentos y tratamientos super agresivos. En tal caso nos viene bien apoyar a nuestro cuerpo, reforzando el sistema inmune y dándole un poco de ventaja. Y vamos con lo interesante y con lo que todos poseemos, el poder de la mente.

Todos los cuerpos, todos los seres vivos tienen una cualidad común, la autocuración, la gran olvidada, o más bien, la ignorada. Algunos viven sin saber que la tienen, otros no creen en ella, y otros se arman de confianza en sí mismos y la usan para curarse. Pero si has llegado a este blog y a este artículo es que en el fondo, de alguna manera eres de los que creen. A veces necesitamos un empujón o a alguien que nos guíe, y nos diga que tenemos ese poder en concreto, alguien que nos diga que esa palabra, terminal, no es tan definitiva como nos la pintan, alguien que nos diga que tu eres quien lucha siempre por ti al fin y al cabo y precisamente por eso no deberías dejar a alguien tu salud definitivamente en sus manos.

Con el poder de nuestro pensamiento podemos mejorar, y nos podemos curar. No se si todos y si en cualquier patología y fase de la enfermedad, pero sí sé que como poco nos ayudará muchísimo y a muchos los curará, se curarán.Si nos positivizamos frente a la enfermedad no sólo nos ayudará a llevar todo el proceso con más ligereza, a nosotros y a nuestros seres queridos, sino que estaremos dando las señales, las "herramientas" a nuestro cuerpo-mente-alma para que la autocuración comience. Una herramienta muy poderosa es la visualización, la podemos practicar nosotros mismos y toda la gente que nos quiere ayudar a curarnos. Debes creer en ti, al igual que crees y sabes que puedes hacer una barra de pan si te lo propones, y creer que PUEDES CURARTE. Debes visualizarte (verte), con fe y convencimiento, a ti mismo curándote, viendo como esos síntomas remiten, viendo como ese malestar se disipa, viendo como ese tumor encoge, viendo como tu organismo vuelve a funcionar como un nuevo, engrasado y perfecto mecanismo de reloj. Imagina bolas de luz avanzando por tu cuerpo que a su paso renuevan y sanan por donde pasan. Visualízate sobre el verde, color de la curación. También podemos usar audios que encontraremos en webs y apps como ivoox, algunos son audios de relajación, otros de meditaciones. Todos ellos nos ayudan y dan herramientas para curarnos. También encontraréis audios de autohipnosis la cual es increíblemente poderosa, la podemos escuchar mientras dormimos, se va quedando en  nuestro subconsciente y nuestro cuerpo empieza a trabajar con ella.En casi todos ellos trabajan la respiración, otra gran sanadora que podremos usar de la siguiente manera.
Respira profundamente, notando como poco a poco tu barriga se infla, imagina que inspiraras luz, luz que cuando entra se extiende por todo el cuerpo y va regulando, limpiando y sanándote. Cuando expires, también lentamente, imagina que el aire que está saliendo de tus pulmones se está llevando toda la negatividad y todo el malestar que esa enfermedad te está causando. No veas la enfermedad como algo tuyo, es mejor que la veas como algo que de repente aparece en tu vida y que volverá a irse tal como llegó, a desvanecerse.
Cuando expires imagina que ese aire que sale de ti es la propia enfermedad que abandona tu cuerpo, mírala e imagina que es una nube negra que sale de ti y que se aleja hasta que ya ni siquiera la ves.Ten la sensación de que a medida que vas respirando y liberando la enfermedad cuando expiras, vas encontrándote mejor, cada vez más limpio. Todo esto nos ayudará a sentirnos mejor y más sanos cada vez.

Como dije antes, hay sitios en los que podemos encontrar audios totalmente gratuitos que nos pueden ayudar muchísimo, por experiencia propia lo se.Y si vosotros no los encontráis o no sabéis muy bien como buscar me podéis decir lo que queréis y yo os ayudo a encontrarlos. Igualmente si alguien quiere saber más técnicas de sanación podéis preguntar y os ayudaré.

Lo que quiero, lo que deseo es: dar esperanza a los que la perdieron, a los que les dijeron que ya no se podía hacer nada, a los que les dijeron que se quedaran en la cama y esperaran. Decirles que lo intentéis, que ni ellos ni nadie sabe hasta donde puede llegar nuestro propio poder, nuestra propia lucha, ni tampoco saben o no quieren saber que existen otras terapias que nos pueden ayudar. Nunca es demasiado tarde, nunca dejes de intentarlo, nunca te des por vencido. Las estadísticas apuntan a lo peor, sí, pero ¿y el resto?, ¿y los casos increíbles en los que han salido adelante?. Cuando ocurren dicen los médicos que son milagros, con la ceja levantada y con cierto ánimo escéptico, pero NO, yo les digo que no son milagros. Es el poder de cada uno de ellos, sus ganas de vivir y el amor de quienes los quieren, es la importancia de la gente que les cuida y apoya les de esperanza, ánimo, alas y fuerzas para ganar la lucha. Otros piensan que dar esperanzas está mal, pero dar esperanzas es salvar vidas. Ayúdame a crear esa nueva y emprendedora conciencia, ayúdame a que más gente sepa esto. ¿Lo intentamos? :-)